Meditación en los deportistas. 7 pasos para iniciar.

Meditación en los deportistas. 7 pasos para iniciar.
Tan sólo 12 minutos al día de meditación bastan para que los deportistas puedan disfrutar de todos los beneficios tanto para su deporte como para su vida diaria. Una buena meditación en los deportistas es clave para su desempeño físico y mental.
 
¿Todavía no meditas?

 La meditación ha pasado de ser algo reservado a monjes budistas y practicantes de yoga vegetarianos a un método muy eficaz para aprender a calmar la mente, concentrarse y ganar energía. Entre las personas deportistas, meditar ya no es algo raro, cada vez hay deportistas que ganan en confianza y mejoran en su deporte, aplicando técnicas sencillas de meditación que se pueden hacer en cualquier momento y lugar.

1. El lugar. Encuentra un sitio especial para meditar. No hace falta que te compliques la vida, puedes meditar en cualquier lugar, pero para empezar, es mejor que tengas tu espacio tranquilo, donde nadie te moleste e interrumpa, sin distracciones.

2.  El momento. Elije un tiempo en tu día en el que tu mente esté más libre y relajada. Suele ser mejor al levantarte o al acostarte, pero si no es posible, no descartes momentos tranquilos como después de comer, justo al llegar al trabajo o a casa, o incluso cuando terminas de correr.

3. Crear un hábito. Si te planteas en un mes dedicar 10 minutos cada día a una determinada hora y en un determinado lugar para empezar a meditar, crearás un nuevo hábito y conseguirás que algo nuevo y extraño se convierta en habitual y necesario.
Últimos pasos

4. La postura. La postura de meditación o de flor de loto es la mejor para meditar, aunque al principio te resulte extraña, difícil o incluso dolorosa, persiste porque tiene un sentido. Tienes explicada esta postura en este artículo, pon atención a los puntos claves para empezar bien desde el principio.

5. La respiración. Es muy importante que aprendas a respirar bien, empieza respirando profundamente durante un minuto, inhalando y exhalando por la nariz, y vete contando los segundos para ir alargando cada respiración y reducir el ritmo poco a poco.

6. La mente. Nuestra mente es hiperactiva y nunca descansa, no intentes dejarla en blanco porque es imposible. Entrena tu mente para bajar el ritmo, descansar y eliminar los problemas y preocupaciones.

7. Enfoque. Si te pierdes, busca un foco, un punto concreto en tu cuerpo (chakra), escucha música especial para relajarse, dibuja un mandala en tu mente. Al principio funciona mejor concentrarse en la respiración y pensar que al exhalar expulsas lo negativo y al inhalar introduces lo positivo en tu vida.
Pedro Castillo Apr 28, 2019
Hechos verificados